miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina miramar argentina

Bosque del Vivero Dunicola "Florentino Ameghino" Av Lorenzo Parodi s/n. Miramar.

museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar museo miramar

Ernesto “Che” Guevara de la Serna en Miramar.

El comienzo de una aventura por Sudamérica.

ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara

Mariano Magnussen Saffer (2008). Ernesto “Che” Guevara de la Serna en Miramar. El comienzo de una aventura por Sudamérica. Museo Municipal “Punta Hermengo” de Miramar. marianomagnussen@yahoo.com.ar

ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara

El legendario argentino-cubano Ernesto “Che” Guevara (1928-1967), visitó la ciudad de Miramar en reiteradas ocasiones. Los testimonios y las fotografías familiares nos permiten rememorar los días aquellos, cuando sus padres, Celia de la Serna Llosa y Ernesto Guevara Lynch iban con sus hijos a vacacionar a la ciudad de Mar del Plata y a Miramar durante numerosas temporadas estivales.

Esta recopilación de datos tiene la única finalidad de reflejar el paso de este increíble personaje argentino por nuestra ciudad, cuyos sueños e ideales lo llevaron a convertirse en un mito, por lo cual, no desarrollaremos en este artículo su biografía o pensamientos políticos.

A continuación citamos varios párrafos de “Diarios de Motocicleta”

Ernesto Guevara de la Serna nació en 1928, en Rosario (Argentina) una ciudad portuaria sobre el río Paraná. Desde pequeño, el hijo de Ernesto y Celia fue un niño enfermizo.

Sufría tantos ataques de asma por semana que, en busca de una cura, los Guevara se trasladaron a Altagracia, en las colinas de la provincia de Córdoba.
Ahí pasó la mayor parte de su adolescencia y conoció a Alberto Granado, el hermano de un compañero de secundaria quien después se convertiría en su colega de andanzas.

Ernesto Guevara con su familia en un día de playa. De derecha a izquierda: Ana Maria Guevara, Ernesto Guevara Lynch, Celia, Ernesto, Celia Guevara de la Serna, Roberto y amiga familiar. (1950). FOTOGRAFÍA: AFP PHOTO/Archivo-AIN

ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara ernesto che guevara  che guevara

Las imágenes de Ernestito, como le llamaban, fueron retenidas por la cámara de su papá en aquel verano de 1937, tenía 9 años y aparece junto a sus hermanos Celia, Roberto y Ana María, todavía no había nacido Juan Martín. Todos disfrutaron las olas y el aire del mar que hizo bien a sus constantes crisis de asma.

Regresaron una y otra vez, las fotografías tomadas en 1940 y en 1941 muestran a la familia completa y Ernesto ya convertido en adolescente. Estos primeros contactos con el mar le hicieron apreciar su inmensidad, y siempre lo consideró como un amigo.

Desde los 17 años había empezado a leer libros de filosofía y a escribir un diario con anotaciones sobre lo que había leído. Él lo llamaba su "diccionario filosófico".

Leía de todo: H.G. Wells, Baudelaire, Machado, Faulkner, Camus, Sastre, Kafka y García Lorca. Pero por encima de todos siempre estuvo Pablo Neruda.
Aunque tenía una gran habilidad para la matemática, sorprendió a muchos cuando entró a la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

Durante sus primeros años como universitario, las anotaciones en su "Diccionario filosófico" mostraban que había leído a Mussolini, Stalin y Marx.

El cordobés Alberto Granado tienia 30 años y ya es médico recibido cuando, el 4 de enero de 1952, saca de su confortable casa familiar porteña al joven Ernesto (23, todavía estudiante) y lo sube a su Norton 500, “La Poderosa”, como llaman a esa motocicleta noble que los ayudará a trepar el continente y a la que, entre lágrimas, deberán abandonar, exhausta, a mitad de camino, para proseguir la travesía de las maneras más diversas, siempre sin un peso en el bolsillo.

 La familia Guevara vacaciono en Mar del Plata y Miramar en reiteradas veces. En nuestra ciudad se alojaban en un chalet que actualmente presenta la misma fachada, en las inmediaciones del Parque de Los Patricios. Luego, ya de adulto, comenzó su aventura.

En 1952, Ernesto Guevara subió a una motocicleta para hacer un viaje en el que descubrió su alma revolucionaria  Por esos días no tenía la boina, la barba ni el uniforme. Era un estudiante de medicina y un inmenso deseo de aventura. Su nombre era Ernesto Guevara de la Serna y faltaba mucho para que a alguien se le ocurriera llamarlo Che.

Eran los años de su juventud en Argentina, la época en que solo pensaba en jugar rugby, hablar con sus amigos y visitar a su novia. Era su pasado de niño asmático, lector voraz y estudiante ejemplar que muy pocos conocen.

A fines de 1950 el joven Guevara consigue trabajo como enfermero en la Marina Mercante. En cargueros y petroleros de bandera argentina viajará a diferentes puntos de América del Sur y el Caribe. Sus estudios y su trabajo le dejan poco tiempo para encontrarse con María del Carmen Ferreira, a quien un día de 1951 propone matrimonio y una aventura por América del Sur. La presión que los padres ejercen sobre "Chichina" impide la unión.

María del Carmen “Chichila” pertenecía a una de las familias que forman parte de la entonces poderosa y elitista "oligarquía terrateniente argentina". La casa que habita con sus padres en la provincia argentina de Córdoba "La Malagueña", es conocida como "El castillo Ferreira", en alusión directa a lo suntuoso de la edificación.

El 4 de enero de 1952 se dirigen hacia Miramar, donde la novia de Ernesto, María del Carmen Ferreira, “Chichina”, pasaba sus vacaciones. En esta primera parte del recorrido también viaja Come-back, un perro que Ernesto quería regalarle a Chichina, cuya traducción del nombre es “REGRESARE”.

El viaje a la ciudad de Miramar, fue “un paréntesis amoroso” como llama el propio Guevara a la despedida de su novia en nuestra ciudad.

En Miramar la despedida se prolongó durante ocho días, de los dos días programados previamente, hasta que "recuerdo un día en que el amigo mar decidió salir en mi defensa y sacarme del limbo en que cursaba".

La relación toca a su fin cuando María del Carmen, desde Miramar, una ciudad balnearia del litoral atlántico argentino, donde la joven toma sus vacaciones, instigada por su madre, envía una carta a Ernesto informándole su decisión de terminar con el noviazgo.

Ernesto "Che" Guevara sentado sobre su motocicleta Norton 500, “La Poderosa”, junto a este, Maria del Carmen Ferreira, poco ante de comenzar su aventura por Sudamérica  y convertirse en un mito.

Guevara recibe la noticia en la ciudad de Bariloche cuando ya había emprendido, junto con su amigo Alberto Granado, su primer gran viaje por América.

Granado relatará años después a María del Carmen, la reacción que tuvo el Che al recibir la noticia, y que durante todos los años que Ernesto estuvo a su lado, nunca lo había visto tan conmocionado.

El Che regresa a Buenos Aires en 1952, después de ocho meses de aventuras, y realiza lo que sería su última visita a María del Carmen Ferreira en la finca cordobesa "La Malagueña". Ernesto le ofrece matrimonio a la joven y es rechazado por segunda vez.

El “Che” escribió en sus notas de viaje:

"La luna llena se recorta sobre el mar y cubre de reflejos plateados las olas. Sentados sobre una duna, miramos el continuo vaivén con distintos ánimos: para mí fue siempre el mar un confidente, un amigo que absorbe todo lo que le cuentan sin revelar jamás el secreto confiado y que da el mejor de los consejos: Un ruido cuyo significado cada uno interpreta como puede; para Alberto es un espectáculo nuevo que le causa una turbación extraña cuyos reflejos se perciben en la mirada atenta con que sigue el desarrollo de cada una de las olas que van a morir a la playa. Frisando los treinta años Alberto descubre el Océano Atlántico y siente en ese momento la trascedencia del descubrimiento que le abre infinitas vías hacia todos los puntos del globo. El viento fresco llena los sentidos del ambiente marino, todo se transforma ante su contacto, hasta el mismo Comeback mira, con su extraño hociquito estirado, la cinta plateada que se desenrosca ante su vista varias veces por minuto. Comeback es un símbolo y un sobreviviente; símbolo de los lazos que exigen mi retorno, sobreviviente a su propia desdicha, a dos caídas en la moto en que voló encerrado en su bolsa, al pisotón de un caballo que lo "descangalló" y a una diarrea pertinaz." "Todo fue una miel continua con ese sabor amargo de la próxima despedida que se estiraba día a día hasta llegar a ocho.

"Cada vez me gusta más o la quiero más a mi cara mitad... La despedida fue larga, ya que duró dos y bastante cercana de lo ideal. A Comeback también lo siento mucho.".

El Che también afirmó años mas tarde:

"He nacido en la Argentina; no es un secreto para nadie. Soy cubano y también soy Argentino y, si no se ofenden las ilustrísimas señorías de Latinoamérica, me siento tan patriota de Latinoamérica, de cualquier país de Latinoamérica como el que más y, en el momento en que fuera necesario, estaría dispuesto a entregar mi vida por la liberación de cualquiera de los países de Latinoamérica, sin piderle nada a nadie, sin exigir nada, sin explotar a nadie..".          

Bibliografía Sugerida.

Anderson, Jon Lee. Che Guevara: una vida revolucionaria. Barcelona: Emecé, 1997. En el 30 aniversario del fallecimiento de Guevara apareció esta detallada biografía ilustrada.

Castañeda, Jorge G. La vida en rojo: una biografía del Che Guevara. Madrid: Ediciones Alfaguara, S.A., 1997. Apasionante ensayo sobre el más afamado revolucionario del siglo XX.

Guevara, Ernesto. Obras completas. 3 vols. Buenos Aires: Legasa, 1995. Magnífica edición de todos los escritos del Che, aunque se pueden encontrar en ediciones más recientes algunas de sus obras publicadas por separado.

James, Daniel. Che Guevara: una biografía. México D.F.: Diana, 1971. Este ensayo está encaminado a convertirse en un clásico de los estudios sobre el revolucionario de origen argentino.

Kalfon, Pierre. Che: Ernesto Guevara, una leyenda de nuestro siglo. Barcelona: Círculo de Lectores, 1997. Un prólogo escrito por Manuel Vázquez Montalbán sirve de introducción a un magnífico ensayo sobre el Che.

Rodríguez, Horacio Daniel. Che Guevara: ¿aventura o revolución? Barcelona: Plaza & Janés, 1985. Obra constantemente reeditada que acerca el perfil del Che a sus lectores de forma amena.

Taibo, Paco Ignacio. Ernesto Guevara, también conocido como el Che. Barcelona: Planeta, 3ª ed., 1999. Tal vez el mejor estudio sobre la personalidad y la actividad política del Che.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina

Usted es nuestro lector numero: que visita nuestra Pagina Web

museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina museo miramar argentina 

>>Volver a nuestras publicaciones divulgativas

Volver al Museo y Archivo Histórico

Pagina Inicial  I  Agregar en Mis Favoritos  I  Quienes colaboran con el Museo  I  Conoces Miramar?   I  Salir 

A estas empresas y particulares les interesa la preservación y divulgación del patrimonio natural e histórico del Partido de General Alvarado.

Copyright © 2003- Museo y Archivo Histórico de General Alvarado. Todos los derechos reservados.

www.museodemiramar.com.ar           museomiramar@gmail.com  

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 
Inicio del Museo
Área de Histórica
Área de Cs Naturales
 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 

 
SOLO  SE
EXHIBE  EL
10 %
DE  LA
COLECCIÓN
DEL MUSEO