PaleoArgentina. Hallan Gigantoraptor erlianensis. Prototaxites. Aegyptopithecus zeuxis. Mylodon chile. Fruitadens haagarorum, el dinosaurio más pequeño del Jurasico. Tatankacephalus cooneyorum, un dinosaurio anquilosaurio del Cretácico de Norteamérica. Armadillosuchus arrudai, un gran cocodrilo del cretácico de Brasil. Aardonyx celestae, un  nuevo prosauropodo del Triasico de Sudáfrica. Hallan el cráneo de un gran Pliosaurio del Jurasico.
 
 
   

El Portal Paleontologico mas completo de lengua hispana. Gracias por visitarnos y esperamos su colaboracion.

 

PaleoArgentina - Portal Paleontológico

I Pagina Principal I Presentación I Agregar en Mis Favoritos I Imprimir  I Copyright  I Correo I Colabore I Gmail I Grupo Paleo I

 

 

Fruitadens haagarorum, el dinosaurio más pequeño del Jurasico.

 Publicado en Paleo. Año 7. Numero 41. Diciembre de 2009. 

Una nueva especie de dinosaurio, la más pequeña descubierta hasta la fecha, fue identificada a partir de unos restos descubiertos hace casi 30 años. Según un estudio publicado en la revista científica "Proceedings B", los ejemplares de esta especie, denominada Fruitadens haagarorum, pesaban menos de un kilo. Los fósiles que permitieron identificar la especie habían permanecido en el Museo de Historia Natural del condado de Los Ángeles, en EE.UU., desde que fueron descubiertos en 1979. 

De acuerdo con los expertos, este dinosaurio diminuto, que era un corredor ágil y rápido, vivió en el periodo Jurásico Superior hace más de 150 millones de años. El Fruitadens haagarorum pertenecía al grupo de los "ornitisquios", un tipo de dinosaurios entre los que se encontraban especies de gran tamaño como el Triceratops y el Stegosaurus. De acuerdo con el artículo, el "dinosaurio enano" podía moverse rápidamente entre las patas de otros dinosaurios mayores que él. El estudio que identificó a esta criatura fue dirigido por Richard Butler, de la Colección Estatal de Paleontología de Bavaria en Múnich, Alemania.

Butler comentó a la BBC que el examen de los dientes del fósil reveló que el Fruitadens era omnívoro y su alimentación estaba basada en plantas y animales pequeños.  "Esto es poco común en este grupo, en el que la mayoría de las especies eran estrictamente herbívoras", aseguró. "Pero si eres pequeño, es difícil alimentarte sólo de vegetación", agregó. Otros animales con las patas más largas que las del Fruitens tenían un acceso más fácil a las hojas de los árboles y podrían sobrevivir con una dieta compuesta únicamente de plantas. El nombre científico Fruitadens hace referencia a la zona de Fruita, en Colorado, donde los fósiles fueron hallados por primera vez.

"Los fósiles proceden de una montaña rocosa, la Formación Morrison, que los paleontólogos han estudiado concienzudamente durante 130 años. De allí han salido decenas de las especies de dinosaurios que conocemos actualmente", apuntó Butler. "Todavía es posible descubrir especies únicas de dinosaurio. Los ecosistemas que habitaban eran tan diversos que ¿quién sabe cuántos animales sorprendentes nos quedan por descubrir?", añadió.

 

Tatankacephalus cooneyorum, un dinosaurio anquilosaurio del Cretácico de Norteamérica.

 Publicado en Paleo. Año 7. Numero 41. Diciembre de 2009. 

Un matrimonio de paleontólogos norteamericanos ha descubierto «la versión biológica de un tanque militar», una nueva especie de dinosaurio, concretamente de un anquilosaurio herbívoro, que habitó en la Tierra hace 112 millones de años, durante el Cretácico, en lo que hoy es Norteamérica. El animal medía hasta 6 metros de longitud y tenía el cuerpo acorazado, cubierto de centares e incluso miles de placas óseas.  

El hallazgo, publicado en la revista Canadian Journal of Earth Sciences, demuestra que este nuevo espécimen, al que han denominado Tatankacephalus cooneyorum, que significa cabeza de bisonte, pertenece a la «familia» de los anquilosaurios, una especie acorazada con una gran armadura en su cuerpo. El dinosaurio presenta una especie de armadura con dos partes, una a cada lado de la cabeza, compuesta por crestas picudas y un cráneo muy espeso que ni los «raptores» eran capaces de destrozar.

La pareja de investigadores, Bill y Kris Parsons, encontró el 90 por ciento del cráneo en las colinas de Cloverly (EE.UU.), por lo que este fósil pudo clasificarse como una nueva especie. «Se trata del primer anquilosaurio que se ha encontrado del Cretácico temprano», ha afirmado Bill Parsons. Partiendo de los restos hallados de su cráneo, varias costillas y una vértebra, los expertos han recreado el aspecto que podría tener este dinosaurio, incluyendo varios cuernos que le servían de protección alrededor del ojo y en la mejilla.

Así, el experto ha situado a este fósil como una especie «puente» entre un anquilosaurio del Jurásico temprano y el más conocido, perteneciente al Cretácico tardío. Hasta el momento, se creía que los anquilosaurios habían habitado en la Tierra en las últimas etapas del Cretácico, hace 68 millones de años.

 

Hallan un cráneo de Smilodon o tigre dientes de sable en Perú.

 Publicado en Paleo. Año 7. Numero 41. Diciembre de 2009. 

Tras casi un año de intensa búsqueda, el cráneo fosilizado de un Smilodon, más conocido como ´tigre dientes de sable´, fue encontrado durante una expedición por la zona conocida como ´pampa de los fósiles´, situada en la provincia de Pacasmayo, en el departamento de La Libertad.  Klaus Hönninger Mitrani, especialista en paleontología, señaló que el hallazgo se produjo hace once días luego de haber obtenido diversos indicios de que los restos del depredador se encontraban en el área mencionada, al ingreso del camino al balneario de Poémape, en el distrito de San Pedro de Lloc.

"Se sabe que este animal, cuya especie es sudamericana, vivió en toda la zona norte y hace un año encontramos en el lugar algunos de sus dientes molares por lo que presumimos que cerca de allí podríamos dar con sus restos", explicó. Las investigaciones preliminares - dijo-  apuntarían a que el Smilodon pertenecería a la etapa geológica conocida como Pleistoceno que se inició hace unos 2,59 millones de años hasta unos 12 mil años AP (antes del presente). "Este ejemplar  fue encontrado enterrado, pero con la parte superior del cráneo expuesta a la intemperie. Por ello fue necesario retirarlo del lugar para realizar los primeros trabajos de conservación ya que en cualquier momento podía destruirse", manifestó.

En relación a las dimensiones del hallazgo, indicó que el cráneo, perteneciente a un Smilodon adulto, mide 35 centímetros y sus característicos y largos colmillos miden 18 centímetros, los cuales le permitía cazar. Aseguró que en total tiene ocho dientes originales y el resto son reconstruidos, para una mejor ilustración. Recordó que los científicos han determinado que esta especie fue contemporánea al hombre de Paiján, considerados como los primeros seres humanos que habitaron el Perú.

Hönninger informó que desde hace tres días, el hallazgo es exhibido en la primera muestra paleontológica del país, la cual se realiza en el centro comercial Mall Aventura Plaza de la ciudad de Trujillo. "Posterior al rescate del fósil, hemos informado al Instituto Nacional de Cultura sobre el hecho, esto en el marco del convenio firmado para realizar investigaciones y rescate de restos fósiles en La Libertad", señaló. De otro lado, adelantó que en la zona también fue localizado un eohippo, especie parecida a un caballo de dimensiones reducidas. "Este mide 40 centímetros de largo y 25 centímetros de alto; pues es realmente pequeño", dijo. "En los próximos días realizaremos otra expedición para rescatarlo. Para ello llegarán especialistas de Alemania ya que sus restos están muy debilitados por los millones de años que han transcurrido desde su muerte", agregó.

 

Armadillosuchus arrudai, un gran cocodrilo del cretácico de Brasil.

 Publicado en Paleo. Año 7. Numero 41. Diciembre de 2009. 

Los restos fósiles de una especie de cocodrilo extinto y según sus descubridores, "único y no identificado en ninguna parte del planeta" , se ha presentado en el Museo de Medio Ambiente de Río de Janeiro, Brasil, junto con una reconstrucción del esqueleto y un modelo del animal en vida. El Armadillosuchus arrudai vivió hace aproximadamente 90 millones de años y sus restos (la cabeza, una costilla y una pata del animal) fueron encontrados en la región brasileña de Baurú, en el interior del estado de Sao Paulo, según reveló el profesor Ismar de Souza, del Departamento de Geología de la Universidad Federal de Río de Janeiro (URFJ).

Con dos metros de longitud y 120 kilos de peso, este cocodrilo tenía placas óseas en el cuello y en la parte posterior del cuerpo, así como un cráneo largo y una dentición reducida y especializada, característica que lo convierten en una especie "única en el mundo", según explicó De Souza. Su nombre científico, Armadillosuchus arrudai, deriva precisamente del caparazón que recubre su espalda y que utilizaba a modo de protección, un rasgo que lo asemeja a un armadillo moderno. Para el profesor De Souza, la importancia del descubrimiento de los fósiles, además del hallazgo en sí mismo, reside en que permite comprender las transformaciones climáticas de los espacios ecológicos en el transcurrir de las eras geológicas.

Según el paleontólogo, "el Armadillosuchus mezcla elementos totalmente anómalos para los cocodrilos actuales, lo cual hace difícil incluso aplicar el principio de uniformidad de la geología, que utiliza el presente como llave del pasado". El artículo elaborado por los profesores De Souza y Marinho fue publicado en la revista científica "Journal of South American Earth Science", publicación especializada en paleontología.

 

Aardonyx celestae, un  nuevo prosauropodo del Triasico de Sudáfrica.

Publicado en Paleo. Año 7. Numero 41. Diciembre de 2009. 

Investigadores han descubierto en Sudáfrica una nueva especie de dinosaurio que parece ser el «eslabón perdido» entre los primeros grandes reptiles que caminaban a dos patas y sus descendientes, los gigantes que lo hacían a cuatro, como los Diplodocus. El esqueleto, de unos 200 millones de años de antigüedad, muestra una criatura bípeda que, de vez en cuando, caminaba a cuatro patas.

El nuevo especimen, denominado Aardonyx celestae, era un animal pesado que se movía despacio. Medía de siete a nueve metros de largo y cuando se ponía de pie alcanzaba 1,7 de altura.

Tenía «un gran tamaño, las patas cortas, un cuerpo fornido, el cuello largo y la cabeza pequeña», describe con detalle el investigador Adam Yates, de la Universidad de Witwatersrand en Johannesburgo. Según explica, el «gran padre» de todos los dinosaurios «caminaba sobre dos patas», de forma que el Aardonyx es «una fórmula intermedia entre los bípedos y los auténticos gigantes saurópodos».

El esqueleto apareció en el distrito de Senekal, en Sudáfrica. «Tiene un montón de características de los saurópodos: los pies anchos, una gran tripa... Era claramente un comedor de plantas, con una gran apertura en su mandíbula para tragar más alimentos». A su juicio, se trataba de un «fósil viviente», ya que la transición a los dinosaurios más evolucionados ya debía de haber ocurrido mucho antes. Para Paul Barrett, paleontólogo del Museo de Historia Natural de Londres, el descubrimiento del Aaerdonyx ha ayudado a «llenar un vacío notable en el conocimiento de la evolución de los saurópodos».

 

Hallan el cráneo de un gran Pliosaurio del Jurasico.

Publicado en Paleo. Año 7. Numero 41. Diciembre de 2009. 

El cráneo fosilizado de un gigantesco "monstruo marino" fue descubierto en la costa británica. El feroz depredador, llamado pliosaurio, aterrorizó a otras criaturas de los océanos hace unos 150 millones de años. La calavera hallada mide 2,4 metros de largo, y los expertos creen que pudo pertenecer al pliosaurio más grande jamás encontrado: un "monstruo" de hasta 16 metros de longitud. El fósil, que fue descubierto por un coleccionista local, ha sido adquirido por la municipalidad del condado de Dorset, que lo compró con dinero de la Fundación de Lotería.

En las próximas semanas, el ejemplar será analizado científicamente y acondicionado para su exposición en el museo de Dorset. El paleontólogo Richard Forrest le comentó a la BBC: "Escuché rumores de que había aparecido algo grande. Pero ver esto en carne y hueso, por así decirlo, es simplemente abrumador. Es sencillamente gigante". Los pliosaurios eran un tipo de plesiosaurios, un grupo de reptiles acuáticos enormes que reinaron en los mares por la misma época que los dinosaurios dominaban la tierra.

Tenían cuellos cortos y cabezas enormes similares a las de los cocodrilos, con poderosas mandíbulas y una serie de grandes y afilados dientes. Con aletas tipo remo, de las que se servían para impulsarse en el agua, tenían presa fácil en los ictiosaurios -parecidos a los delfines- e incluso otros plesiosaurios. David Martill, de la Universidad de Portsmouth, dijo: "Estas criaturas eran monstruosas". "Tenían poderosos músculos en el cuello, y uno puede imaginarse cómo morderían a los animales para asegurarse un buen bocado, y luego con estos músculos procederían a revolverlos y destrozarlos", agregó. "Habrá sido un baño de sangre", completó.

Los expertos creen que éste podría ser el pliosaurio más grande jamás hallado. "Esta cosa es verdaderamente enorme. Cuando lo vi, el tamaño fue todo un golpe", afirmó Martill. El fósil incluye la mandíbula inferior y la parte superior del cráneo. En base al tamaño de los huesos hallado, puede inferirse que el animal medía hasta 16 metros desde el hocico hasta la cola, y pesaba entre siete y doce toneladas. Esto significa que perfectamente puede competir con las bestias halladas recientemente en Svalbard (un archipiélago en el mar Ártico), "El Monstruo" y "Predador X", que medían unos 15 metros. Tampoco tiene nada que envidiarle al "Monstruo de Aramberri", descubierto en México en 2002, que -se cree- tenía dimensiones similares.

Martill explicó: "Sólo tenemos la cabeza, así que no podemos ser muy precisos, pero se disputaría con los de Svalbard y México el título del más grande del mundo". El ejemplar se encuentra todavía envuelto en formaciones rocosas, sin preparar, pero está claro que se halla en muy buen estado. Richard Forrest, especialista en plesiosaurios, dijo a la BBC que "los cráneos de los pliosaurios eran muy grandes, pero generalmente no tan robustos, y habitualmente se los encuentra totalmente aplastados... como un panqueque". "Lo más fascinante de este nuevo cráneo no es sólo su enormidad, sino que esté en tres dimensiones y sin demasiadas distorsiones", explicó. "Tienes esta fantástica mandíbula inferior que permite ver, por su profundidad y ancho, la potencia que tenía", agregó. "Hubiera devorado a un hombre de un solo bocado. De hecho, algo como un Tiranosaurus Rex hubiera sido un desayuno para una bestia como ésta".

El fósil fue encontrado por un coleccionista local en la conocida como Costa Jurásica, una franja de 150 kilómetros entre Dorset e East Devon en la que se encuentran tesoros de un período que abarca 185 millones de años de historia geológica.

 La ubicación exacta del sitio donde fueron hallados los fósiles no ha sido revelada, ya que las autoridades de Dorset quieren evitar visitas allí. Es un área inestable y propicia para aludes y deslizamientos de tierra.

El gerente del departamento geológico de Dorset, Richard Edmonds, explicó: "Esta parte de la costa está erosionándose rápidamente, lo que significa que fósiles atrapados y enterrados por siglos aparecen con frecuencia en la playa". "El coleccionista tuvo la suerte de pasar el día en que uno de estos cayó del acantilado. Fue la pista que necesitaba para seguir buscando por allí. Pasó los siguientes cuatro años yendo todos los días y como resultado descubrió este increíble fósil", dijo. "Fue un esfuerzo magnífico", añadió.

Edmonds cree que el resto del monstruo podría seguir enterrado en el acantilado, pero podrían pasar décadas antes de que quede al descubierto. Valiéndose de fondos de la Lotería, las autoridades de Dorset adquirieron la mandíbula y el cráneo del pliosaurio por unas 20.000 libras esterlinas (US$32.700). En este momento discuten con expertos la mejor forma de exhibir el ejemplar. Según los científicos, será una fantástica oportunidad para extraer valiosa información sobre estos gigantes de los mares y el mundo que habitaban.

 

Hallados en China restos fósiles de un dinosaurio carnívoro llamado

Gigantoraptor erlianensis con características de las aves.

 Publicado en Paleo. Año 5. Numero 26. Julio de 2007.

Un equipo de científicos chinos ha descubierto el fósil de un gigantesco dinosaurio desconocido hasta ahora, de 70 millones de años de antigüedad que, parecido a un ave, se calcula que llegó a pesar 1.400 kilos, revela la revista científica británica Nature.

El esqueleto incompleto del animal, un dinosaurio carnívoro bautizado con el nombre de Gigantoraptor erlianensis y que vivió al final de la época del Cretáceo, fue descubierto en la Mongolia Interior, en China. Se trata de un hallazgo que ha sorprendido a los científicos porque hasta ahora las teorías sugerían que los dinosaurios carnívoros disminuyeron de tamaño conforme su cuerpo se pareció más al de las aves.

Antepasado de los pájaros.

Dirigido por el profesor Xing Xu, de la Academia de las Ciencias de China, el equipo investigador llevó a cabo un análisis filogenético de los restos del animal, tras el que lo agruparon en la familia de los Oviraptor, del subgrupo de los terópodos, de los que se cree que fueron los antepasados de los pájaros que viven en la Tierra hoy en día.

El pico, sus largas patas y un cráneo pequeño con una cresta angosta son algunas de las muchas similitudes que el nuevo dinosaurio comparte con la familia de los Oviraptors, aunque los 1.400 kilos en los que se estima el peso del Gigantoraptor superan en 35 veces el de esos dinosaurios, una especie de animales pequeños con una masa corporal que raramente excedía los 40 kilos.

Según el equipo investigador, el Gigantoraptor debió de alcanzar tales medidas por crecer a una velocidad superior a la de los imponentes tiranosaurios de América del Norte, como el Albertosaurus y el Gorgosaurus.

Los descubridores del fósil estiman en 8 los metros de largo y 3,5 los metros de alto que habría medido el dinosaurio descubierto, al tiempo que observaron indicios de un crecimiento interrumpido, lo que indica que era joven cuando murió y que, por tanto, sus dimensiones adultas aún deberían haber sido mayores.

Con una mandíbula pequeña propia de los Oviraptor, el dinosaurio también presenta algunas diferencias con respecto a esta familia que, como su gran envergadura, indican que la diversidad morfológica entre los dinosaurios es mayor de lo que previamente se pensaba.

Fuente: EFE.

 

 

Prototaxites. Un hongo gigante del Devónico.

  Publicado en Paleo. Año 5. Numero 26. Julio de 2007.

Científicos estadounidenses por fin han encontrado la identidad del misterioso fósil prehistórico al que no lograban clasificar desde hace más de un siglo. Se trata de un hongo gigante, de ocho metros de altura, que vivió en la era Devónica temprana, hace más de 350 millones de años, y que se extinguió en la etapa tardía, según un estudio publicado por la revista 'Geology'.

Los análisis químicos del organismo, conocido como ''Prototaxites'', han descartado que el fósil corresponda al de un conífero, algún tipo de alga o liquen. Varios científicos lanzaron teorías sobre el origen del fósil, pero nada se había podido comprobar hasta ahora. En 2001 Francis Hueber, del Museo de Historia Natural, en Washington, creyó que se trataba de un hongo, pero no tuvo suficientes argumentos para probarlo, según señala la revista 'New Scientist'.

Lo que llamaba la atención de este organismo, que se ha encontrado en varios lugares del mundo, era su compleja estructura, formada por grandes troncos y miles de finísimos tubos trenzados entre sí.

Su extraña composición y su gran tamaño sembraron dudas en los estudiosos, que consideraban improbable que un hongo tan grande pudiese alimentarse con facilidad en aquella época. Incluso ahora, el gigantesco hongo sigue asombrando a los científicos. "Un hongo de ocho metros  de altura no tiene sentido, pero aquí está el fósil", afirmó C. Kevin Boyce, geofísico de la Universidad de Chicago, en Illinois, que encabezó la investigación.

Según Boyce, la clave para determinar que ''Prototaxites'' es un hongo fue su contenido de carbono en comparación con el de otras plantas que vivieron hace unos 400 millones de años. Los hongos, entre ellos la levadura, el moho y las setas, no son ni animales ni plantas. Más bien se les considera parientes cercanos de los animales pese a que ellos absorben los alimentos en lugar de comerlos. Cuando vivió 'Prototaxites', aún no existían los primeros animales vertebrados y sobre la faz de la tierra sólo había insectos, gusanos y plantas que no superaban el metro de largo. Los científicos consideran que los enormes hongos contrastaban con el paisaje de aquella época y que se extinguieron en el período Devónico tardío, cuando empezó la competencia con árboles y arbustos.

 

 

Hallan en Egipto el cráneo completo del ancestro más

antiguo de monos y humanos.

  Publicado en Paleo. Año 5. Numero 26. Julio de 2007.

El antepasado más antiguo de los monos, los simios y los humanos vivió en el norte de África hace la friolera de 29 millones de años, tenía un cerebro más pequeño de lo que hasta ahora se pensaba y la diferencia en el tamaño de ambos sexos era muy grande, lo que se relaciona con un tipo de estructura social en el que convivían en el mismo grupo varios machos y hembras. Todo ello ha podido averiguarse gracias al estudio de un cráneo de la especie Aegyptopithecus zeuxis, realizado por investigadores de la Universidad de Duke.

El cráneo, el segundo que aparece de este extinto animal y el más completo, fue encontrado en el año 2004 en la depresión de Fayum, una región en el centro de Egipto, pero ha sido ahora cuando el equipo dirigido por Elwyn Simons, de la División de Primates Fósiles de la universidad americana, ha identificado la especie utilizando el micro-escáner CT, una técnica de rayos X computerizada que sirve para calcular las dimensiones del cerebro una vez encajonado en un cráneo.

El primer cráneo A. zeuxis fue encontrado por Simons en 1966, también en Egipto, y por sus características y antigüedad (unos 30 millones de años y más) se considera el antepasado común de la familia Hominoidea (la de los simios y el ser humano) y la de los monos. Por lo que se ha logrado averiguar, se trataba de un animal que vivía en los árboles, aunque podía andar a cuatro patas en el suelo. En aquella época, el temprano Oligoceno, la desértica región de El Fayum era una auténtica selva tropical.

Este primer cráneo y otros fragmentos dieron origen a la hipótesis de que el cráneo de este antiquísimo mono habría tenido un cerebro grande en proporción a su cuerpo, lo que cuadraba con la teoría según la cual la evolución se relaciona con el aumento de este órgano.

Pocas neuronas.

Sin embargo, Simons y sus colegas han encontrado ahora que es mucho más pequeño de lo que se pensaba (entre 20,5 y 21,8 centímetros cúbicos). "Esto significa que el gran cerebro de los monos y los simios se desarrolló más tarde", señalan los investigadores en sus conclusiones en la revista Proceedings of the National Academy of Science (PNAS). Tan significativo fue el cambio de tamaño que al principio pensaron que se trataba de una nueva especie.

Tras comparar los dos cráneos, ambos de ejemplares muy jóvenes, comprobaron que había un gran dimorfismo en la especie, es decir, que los machos doblaban en tamaño a las hembras. "Los primates diurnos modernos con grandes diferencias entre géneros forman manadas de multimachos y multihembras de unos 15 individuos. Luego el Aegyptopithecus debía tener un grupo social amplio que rechazaba a los no miembros", afirman los paleontólogos de EEUU. Otra peculiaridad es que su corteza visual era de gran tamaño, lo que implica que tenían una visión muy aguda, "algo muy característico de los antropoides". Por su órbita ocular se sabe también que era un animal diurno. 

Manuel Domínguez-Rodrigo, paleontólogo de la Universidad Complutense de Madrid que trabaja en la Garganta de Olduvai (Tanzania), destacaba la importancia de estos hallazgos: "Es el antepasado común más antiguo de todos los monos, simios y humanos y este análisis ha detectado que los primates, en su origen no tenían un cerebro grande, sino que éste fue un desarrollo posterior, al margen de la adaptación a los árboles y al cálculo de las distancias. Hace 20 millones de años, ya había primates con grandes cerebros, luego algo debió de ocurrir y pudo ser el procesamiento de información que precisa el saltar de un árbol a otro", argumenta.

Su colega Jordi Agustí, investigador en el ICREA del Instituto de Paleoecología Humana de Tarragona, cree que Simons y sus colegas han dejado abiertas varias preguntas. "La especie tenía el lóbulo frontal pequeño y un cráneo que lo aproximan a los lemures, luego entre este grupo y sus sucesores (hace 23 millones de años) hay un vacío evolutivo y morfológico. Además, significa que los cerebros de los monos de Sudamérica y Africa aumentaron de forma independiente", asegura. Agustí también cree que algo pasó en el Mioceno para que el cerebro comenzara a crecer. "En Africa pudo ser el choque en la plataforma de Eurasia o un cambio en el clima, pero nos faltan fósiles de hace 28 millones para poder saberlo con certeza", concluye.

 

 

Francia devuelve a Chile restos fósiles de Mylodon de la Patagonia Chilena.

  Publicado en Paleo. Año 5. Numero 26. Julio de 2007.

Han pasado más de 40 años y los restos del milodón (Mylodon darwini), que habitó la Patagonia chilena hace más de 10 mil años, regresan nuevamente a la zona, específicamente a Punta Arenas, luego de haber pertenecido a colecciones de museos franceses.

Según los expertos, es la oportunidad para emprender nuevos estudios y disipar las dudas sobre su extinción y la posible coexistencia con el hombre.

Flavia Morello, una de las arqueólogas del Centro de Estudios del Hombre Austral del Instituto de la Patagonia, dependiente de la Universidad de Magallanes, señala que estos restos llegaron hace unas tres semanas contenidos en 19 cajas plásticas. Los expertos han ido sacando los restos poco a poco, entre los que hay fragmentos de un cráneo, vértebras y trozos de huesos largos.

Los restos corresponden a hallazgos de antiguas campañas que encabezaron los arqueólogos franceses José Emperaire y Annette Laming, y que fueron encontrados en excavaciones que pudieron realizarse entre los años 1950 y 1962, en sectores de las cuevas Fell y del Milodón, XII Región.

Morello destaca que lo relevante de esta "repatriación" es que puede aportar más información para ampliar los conocimientos del pasado de esta especie herbívora.

Con estos materiales el Instituto de la Patagonia completa ahora la mejor colección con restos de esta especie en Chile y después de la existente en Estados Unidos. "Cada hueso está bien representado y pueden corresponder a datas de 13500 a 10 mil años antes del presente", indica Alfredo Prieto, arqueólogo del Centro de Estudios del Hombre Austral y del Centro de Estudios del Cuaternario (CEQUA).

Repatriación de restos.

Flavia Morello explica que estas colecciones estaban guardadas en el Museo del Hombre y Museo de Historia Natural en París y también en el Museo de Avalón, en la región francesa de Borgoña. Su recuperación se logró gracias al proyecto Ecos-Conicyt, a través de la Unión Europea, con apoyo de la Universidad de Magallanes y del CEQUA (Centro de Estudios del Cuaternario). 

Alfredo Prieto sostiene que esto permite replantearse el efectuar nuevos análisis que pueden aportar resultados importantes, ya que hasta hora no se ha podido demostrar que el milodón, con sus casi 2,5 metros de altura y 3 toneladas de peso, haya sido cazado. Tampoco hay evidencia clara respecto a algún tipo de acción del hombre sobre los huesos de la especie.

"No se sabe si el hueso fue labrado por el hombre, cortado para desmembrar una parte del animal o trabajado para hacer algún instrumento", recalca. Flavia Morello agrega que siempre ha estado muy difusa la relación hombre-milodón. Se sabe que coexistieron, pero se desconoce su relación exacta. Las dudas también apuntan a establecer si el tigre dientes de sable o la pantera ayudaron a su extinción o si esto se debió a cambios climáticos y ambientales.

Asimismo, los investigadores aspiran a que en el futuro estas colecciones óseas sean expuestas a la comunidad en el Instituto de la Patagonia.

Las causas de su extinción.

El paleontólogo Ross MacPhee, con dos décadas de estudios en torno al milodón y tras excavar en la Cueva del Milodón a 26 Kilómetros de Puerto Natales (XII Región), sostuvo hace algunos años que hay tres causas de probable extinción de la especie: la matanza por la acción del hombre; el factor climático o las posibles enfermedades.

Que es el Milodon? Y que es la Cueva del Milodon?

Pertenecía al infraorden "Pilosa" de menor tamaño que el Megatherium americanun. Fue descubierto por primera vez por Charles Darwin en los alrededores de Bahia Blanca (Argentina) y posteriormente estudiados por Richard Owen. Se alimentaba de vegetales y tenia unos 3 metros de largo por 1,5 metros de alto. El Museo de la Universidad Nacional de La Plata exhibe en sus salas, un trozo de cuero momificado de Mylodon.

Este singular hallazgo casual  fue realizado a fines del siglo pasado. Proviene de una caverna en el Seno de la Ultima Esperanza, llamada también como "Cueva del Mylodon" donde también fueron encontrados excrementos del animal y huesos de gran tamaño diseminados en sedimentos que incluían restos de carbón. Lo asombroso de este descubrimiento, es que la pieza única permitió conocer la estructura del cuero de estos animales, que en su interior alojaba pequeños huesecillos subesfericos ( osteodermos ) que si bien permitían flexibilidad a la piel, convertían al Milodonte en un verdadero acorazado.

Los Paleontólogos creen que esta adaptación en la piel la tuvieron sus antecesores del Paleoceno o tal vez antes, dando origen a los acorazados Dasipodidos y Gliptodontidos. En otros sitios de la Patagonia Chilena y Patagonia Argentina se han hallado restos similares a este pero menos espectaculares. Un hallazgo realizado en la localidad de Tres Arroyos, Provincia de Buenos Aires, permitieron comprobar que los Milodontes habrían sido cazados y consumidos junto a otros gigantes por grupos humanos prehistóricos. Esta especie se extinguió entre 10000 y 8000 años antes del presente.

Fuentes: El Mercurio, Miramar Prehistórica Web y PaleoArgentina Web

 

 

Icadyptes salasi y Perudyptes devriesi.

Pinguinos gigantes en el Terciario de Perú.

 Publicado en Paleo. Año 5. Numero 26. Julio de 2007.

Pingüinos gigantes, de metro y medio de estatura, habitaron lo que hoy es Perú hace más de 40 millones de años, mucho antes de lo que los científicos pensaban que esas aves se habían expandido a climas más cálidos.

Más conocidos por su presencia en la Antártida, los pingüinos viven en la actualidad en muchas islas en el hemisferio sur, incluyendo algunas cercanas al ecuador. Pero los científicos pensaban que esos animales no habían llegado a zonas más cálidas hasta hace unos 10 millones de años.

Ahora, investigadores reportan en la edición online de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences que han encontrado los restos de dos tipos de pingüino en Perú que datan de hace 40 millones de años.

La primera de las nuevas especies descubiertas es la del gigantesco «Icadyptes», un pingüino de más de un metro y medio de altura que vivió hace 36 millones de años en las costas del sur de Perú.

El otro tipo de pingüino, el «Perudyptes», vivió hace 42 millones de años en las costas más meridionales del país sudamericano, medía cerca de 76 centímetros y era una de las especies más tempranas en la historia evolutiva de este animal.

El hallazgo de estos fósiles es especialmente significativo, puesto que cuestiona las hipótesis sobre la evolución y localización de estos animales en el mundo. Estudios anteriores abogaban por que los pingüinos evolucionaron probablemente en latitudes altas, tales como la Antártida y Nueva Zelanda.

Uno de ellos medía 1,52 metros y tenía un largo pico.

La paleontóloga Julia Clarke, profesora asistente de ciencias marinas, terrestres y atmosféricas en la Universidad Estatal de Carolina del Norte, Estados Unidos, dijo que estaba sorprendida por el descubrimiento.

"Es la misma edad de los pingüinos más antiguos conocidos en América del Sur. El único historial registrado de esa era en el continente es en el extremo sur , dijo Clarke.

"Y los nuevos descubrimientos indican que los pingüinos llegaron a la región ecuatorial mucho antes que lo que se pensaba, agregó la investigadora.

Clima cálido.

El pingüino gigante es mayor que cualquier pingüino de la actualidad y el tercer mayor que se conozca en la historia, dijo. Es especialmente inusual que un pingüino tan grande haya vivido en un clima cálido, señaló la paleontóloga Julia Clarke, autora del artículo sobre las nuevas especies de pingüinos publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences .

"En la mayoría de los casos, los individuos mayores de una especie o de especies relacionadas corresponden a climas más fríos y latitudes más altas .

El pingüino gigante fue llamado Icadyptes salasi y el otro, de aproximadamente un metro de estatura, fue llamado Perudyptes devriesi .

Fuente: Revista Proceedings of the National Academy of Sciences

 

 

El resto de todas las noticias Paleontológicas, y todas las imágenes de los mas interesantes hallazgos, exhibiciones, congresos y museos, las encontras bimestralmente en >>>>>>>>>>

Noticias Paleontológicas de Argentina      Noticias Internacionales de Paleontología

Mas Información, todas las Imágenes en Paleo.
 

Usted es el visitante numero que consulta esta sección.


En tu hogar

Formato PDF

Archivo

Tu Homepage

En tu mail

En tu PDA
Bajar Zip   Imprimir
RSS

Volver a la Pagina Anterior 

^ Arriba

Pagina Principal del Grupo Paleo

Principal PaleoArgentina Agregar en Mis Favoritos Contáctese a PaleoArgentina

Copyright  ©  2001 - PaleoArgentina Web. Pagina de Divulgación Científica del Grupo Paleo Contenidos Educativos. Aviso Legal Pagina Abierta a toda la comunidad. Todos los derechos reservados.  www.grupopaleo.com.ar/paleoargentina/.

 

Política de privacidad   Objetivos   Declaración de responsabilidad   Aviso Legal   Colaboraciones   Contactos   Salir

 

En tu Facebook

se el primero de tus amigos

 
 

It selects Language

 

+  idiomas / + Language

 
 

 

 

 

 

Queres agregar algo o notificar un error? -   PaleoArgentina es un lugar abierto a toda la comunidad científica, técnica y aficionados. grupopaleo@gmail.com

Aviso Legal

 

 

 

 
Grupo Paleo
PaleoArgentina
Agregar a Mis Favoritos 
Presentación
Objetivos
Colaboraciones
Copyright 
Política de privacidad 
Declaración de responsabilidad 
Aviso Legal
 

Buscanos en

como

 
Introducción
PaleoGuia
Precámbrico
Paleozoico
Triasico
Jurasico
Cretácico
Paleoceno
Eoceno
Oligoceno
Mioceno
Plioceno
Pleistoceno
Holoceno
Bibliografía
 

 
Paleo Pioneros
Paleo Lectores
Paleo Divulgación
Paleo Instituciones
Paleo Exposiciones
Paleo Congresos
Paleo Resúmenes
Paleo Bibliografía
Paleo Turismo
Paleo Web Site
Paleo Climatología
Paleo Internacional
Paleo Hemeroteca
Paleo Glosario
Paleo Videos
Paleo Animatrónica
 

 
Sabias que?
Tiempo Geológico
Donde Estudiar 
Para los mas pequeños
El origen de la vida
Ingreciones Marinas
Estampillas Fósiles
Nuestros Artistas
Antartida - Antartica
Documentales y.....
Principales Yacimientos
Apuntes Universitarios
Paleo Escolar
Preguntas Frecuentes
Ley de Protección
Geografía Continental
Combustibles Fósiles
 

 

 

 

 

EXTRAER, ROMPER, APROPIARSE O VENDER FÓSILES ESTA PENALIZADO!!!

>>Ver Ley